Un día de Cine en Aragón

Volver al listado
Un día de Cine en Aragón

 

 

 

Un Día de Cine. Alfabetización audiovisual y crecimiento personal es un programa del Departamento de Educaicón del Gobierno de Aragón nacido en 1999, y que hoy se celebra en más de treinta sedes por toda la comunidad.

Usando la gran pantalla como pizarra, el programa desarrolla la competencia cultural y artística, la lingüística y la alfabetización audiovisual para enseñar a disfrutar del cine como parte de nuestra cultura, como acto social y de un modo informado al alumnado del tercer ciclo de Primaria, Secundaria, Bachiller y Ciclos Formativos, así como a su profesorado y familias.

Este programa forma público que interactúe, no solo con la pantalla, sino también con la mirada de quienes están detrás. Para ello, se utiliza el modelo de cinefórum, con trabajo previo y posterior a la proyección, con una guía y montajes de vídeo para analizar las películas.

Las guías pueden descargarse gratis aquí:
http://undiadecine-alfabetizacionaudiovisual.ftp.catedu.es/Web/index2.html

Ángel Gonzalvo Vallespí es el Coordinador de este programa desde el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón. Ha contestado las preguntas de nuestro blog que nos sirven no solo para conocer mejor el funcionamiento de esta iniciativa de referencia para la comunidad educativa, sino también para indagar en algún aspecto concreto como el uso de la guía didáctica.

Ángel, para comenzar, ¿qué criterios tenéis en cuenta en la elección de un largo o corto?
Programar cine para escolares no es imponer nuestros gustos personales ni nuestros conocimientos de la historia del cine; es actuar como intermediarios para descubrir un tipo de cine que no conocen. Si al terminar dicen que es una película diferente de las que suelen ver y que les ha interesado, hemos acertado.
Por supuesto, calidad, posibilidades didácticas para la alfabetización audiovisual y el crecimiento personal, la riqueza de los papeles femeninos, personajes cercanos por edad, la duración…

En vuestra actividad es básico el uso de la guía didáctica, ¿en qué momento del proceso se incorpora?
La guía didáctica se entrega al empezar la sesión y se trabaja antes y después de la proyección, completándose más tarde en las aulas. Previamente los centros han recibido materiales complementarios para preparar la actividad.

Cuéntanos cuáles son los objetivos principales de esa guía.
Se basa en el binomio información-actividades para educar la mirada del público acompañando el visionado de la película. Se plantean cuestiones abiertas a la imaginación y conocimientos de cada cual, y también se fijan puntos de atención comunes. Con la guía se ponen en relación las tres miradas del cine: la mirada detrás de la pantalla, la mirada de quienes han hecho la película; la mirada en la pantalla, intérpretes y personas que aparecen; y la mirada del público que está frente a la pantalla.

¿Qué apartados imprescindibles debe tener esa guía?
1.Antes de ver la película.
2.Cinefórum.
3.Vocabulario.
La guía ha de ir ilustrada con fotogramas con los que trabajar distintas actividades. El cartel de la película, servirá para hacer ejercicios de lectura de imagen fija, y con los fotogramas, partiendo de la sinopsis, se proponen ejercicios de montaje, por ejemplo.

¿Qué se propone antes de la proyección?
“Antes de ver la película” es un apartado en el que se da información sobre el film, su temática, contexto y particularidades; su parte principal es “Observa cómo se cuenta”, en la que se sugiere una serie de puntos de interés sobre los que se debatirá después.
Las actividades previas ponen en relación la vida propia del alumnado con la de los protagonistas: 
- Bio-filmografía.
- Ficha técnico-artística.
- Actividades de introducción.
- Observa con atención. 

¿Y en el “Cinefórum”?
Los apartados a tener en cuenta durante la proyección son estos:
- Memoria narrativa. Describimos lo que vemos y oímos, un esquema para recordar y ubicar las actividades en su contexto. Va minutada para aprender cómo se ha dosificado la información, por si se quiere ver de nuevo una secuencia con la que responder cuestiones.
- “Actividades” y “Analizamos la película”. Combinamos las actividades de análisis del film y su temática, con otras de aspectos relativos al lenguaje cinematográfico. Y añadimos las de opinión que ayudan a formar criterios y expresarlos con madurez. Algunas cuestiones se responden a través de un montaje en vídeo.
- Cine para ver en familia. Subrayamos las posibilidades que ofrece ver esa película en casa para hablar sobre los temas tratados. 

Acabamos con el “Vocabulario”.
Debe ser cinematográfico y temático con términos que ayuden a entender las actividades propuestas y que proporcionen léxico del mundo del cine (en ocasiones con indicación de minutos y segundos para pode revisar); igualmente otros conceptos de los temas transversales y de educación en valores tratados en el filme.  

Ángel, muchas gracias por tu tiempo y por acercarnos a Un día de cine. Llega el espacio para una conclusión o comentario personal.
En 1895 el mundo se hizo más pequeño, más abarcable y cercano. Hasta entonces había que viajar o leer (y ambas cosas pueden hacerse a la vez) para conocer el mundo; pero todas las personas no podían hacerlo. Con el invento del cinematógrafo en 1895 bastaba con ir a una sala para ver continentes lejanos, otras culturas…; también para vivir emociones hasta entonces desconocidas. Pero no solo eso, el cine descubrió de modo inmediato la ficción: mundos inexistentes, situaciones inventadas, etc. A mediados del pasado siglo XX ya no hacía falta ni salir de casa, las televisiones llegaron poco a poco a todos los hogares. A mediados de los años setenta, no había ni que moverse del sillón: se inventó el mando a distancia. Ahora ese mundo tan grande, real e inventado, lo llevamos en pequeñas pantallas en la mochila y en el bolsillo: a la pantalla del cine se suman la de la TV, el ordenador, la tablet y el móvil.
…Y por mucho que leamos y viajemos, y ojalá que sea mucho, la mayor parte de nuestro conocimiento del mundo lo seguiremos viendo representado a través de las pantallas; y por eso existimos, para enseñar a mirarlas, usando la gran pantalla como pizarra, libro, ventana y espejo. Como dijo el pedagogo Paolo Freire: “La alfabetización es más, mucho más que leer y escribir. Es la habilidad de leer el mundo, es la habilidad de continuar aprendiendo y es la llave de la puerta del conocimiento”; por eso, en este primer cuarto del siglo XXI, sigue siendo fundamental la alfabetización audiovisual.

 


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y obtener datos estadísticos de la misma. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Aceptar Más información